maleta

El equipaje es una de las cosas que más nos preocupa al momento de viajar, sin embargo e irónicamente lo dejamos siempre para último minuto.

Y es que hacer la maleta tiene un significado bastante potente: ¡no queda nada para tu viaje!

El estrés de las horas previas a tomar ese vuelo puede ser muy abrumador: ¿no se me queda nada? ¿llevo todo lo que necesito? ¿y si hace frío? o por el contrario ¿y si hace mucho calor?

Es inevitable pensar en las infinitas posibilidades de error que tenemos al momento de seleccionar cuáles de nuestras pertenencias nos acompañarán en nuestra nueva aventura.

Si quieres saber qué dejar, qué llevar y cómo llevarlo, presta atención a los siguientes datos.

Elige bien tu maleta

La elección de la maleta es algo que tienes que pensar con anticipación y hacerlo además considerando variables como tu destino de viaje, la cantidad de tiempo que estarás afuera y tus capacidades físicas.

Es importante que pienses en qué quieres o necesitarás hacer mientras estés fuera.

Las maletas de cuatro ruedas son de las mejores opciones si te quedarás en el lugar de destino un periodo considerable de tiempo, ya que además son muy buenas para reservar cosas de forma ordenada (seamos sinceros, casi nunca la ropa sale de las maletas en los hoteles).

Una mochila de camping es ideal para los más aventureros y que pretenden ir de un lugar a otro sin dejar nada atrás.

Sea cuál sea tu opción, recuerda que viajar ligero es el mantra del viajero.

Averigua más sobre tu destino

Hay veces en las que no investigamos demasiado respecto a nuestros destinos por miedo a matar la magia.

La mala noticia es que la magia del descubrimiento se puede transformar en un castigo si no estamos bien informados y preparados para lo que nos espera.

Una de las mejores opciones para recopilar información es preguntar detalles a personas que hayan visitado el lugar con anterioridad, ojalá personas que conozcan las costumbres y detalles de tu país de origen, ya que ellos podrás alertarte de ciertas diferencias relevantes y salvarte de cometer errores que puedas lamentar.

Las estaciones del año no son iguales en todos lados

No basta con saber si es invierno o verano en tu destino, debes además evaluar qué tan crudo es el frío o qué tan insoportable es el calor.

Obtener detalles sobre el comportamiento de los climas es fundamental para la decisión de la ropa que llevarás.

Intenta prepararte siempre para lo peor, pero sin exagerar; no es necesario que lleves cuatro abrigos ultra abrigados, basta y sobra con uno.

Recuerda que siempre está la opción de adquirir algunas piezas en el lugar de destino, pero la idea es que siempre vayas preparado para todo.

Es importante además considerar que hay muchos países que no tienen estaciones tan marcadas como nosotros, por lo que la temporada de invierno puede no ser lo que te estás imaginando.

Piensa en tenidas por capas y cómodas

Este punto está muy relacionado con el punto tres, ya que someterse a los embates del clima en una ciudad que no conocemos puede ser algo complejo.

Lo ideal es estar preparado para todo, por lo mismo, la vestimenta por capas es perfecta, porque te permite estar en condiciones de hacer cambios de planes sin la necesidad de volver a cambiarte de ropa: camiseta, polera, chaleco y chaqueta son las capas indispensables.

La recomendación genérica es que te olvides de los zapatos incómodos cuando estás en modo turista, en este escenario, las zapatillas deportivas serán tus mejores amigas.

Siempre considera llevar por lo menos dos pares, ante un imprevisto, quedarte sin zapatos puede ser un gran problema.

No dobles la ropa

Hacer una maleta con la ropa doblada como si estuviera en el cajón es un gran error, ya que ocupa mucho espacio y se arruga con facilidad. Las mejores opciones para meter tu ropa a la maleta son enrollándola después de doblada o ponerla en la maleta estirada sin doblarla.

La primera opción funciona perfecto si estás utilizando mochila, ya que se adapta muy bien a la forma y evita que la ropa se arrugue, mientras que la segunda opción es ideal para maletas grandes y cuando tienes presupuestado llegar y ordenar tu ropa en algún clóset.

De todos modos, en Youtube puedes encontrar a la amiga Marie Kondo con algún consejo para esta tarea a la perfección.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.