Donde Fuego Hubo, es un emprendimiento creado por Rodrigo Aljaro el año 2020 gracias a un proyecto Corfo. Rodrigo es publicista y junto a su familia comenzaron en el mundo de los ahumados en plena pandemia, tras la gran disminución de proyectos inmobiliarios y de arquitectura, labor que ejecutó en Grupo Gourmet largos años de su vida profesional.

Su primer ahumador fue un artesanal tambor de aceite donde comenzó ahumado para su familia y amigos durante solo los fines de semana. Desde entonces, le comentaban que su buena gastronomía y sabor lo llevaría a formar un restaurante, sin saber que años después tendrían un negocio relacionado a productos gourmet sellados al vacío.

Sin ensuciar ni perder tiempo, Donde Fuego Hubo te ofrece la solución perfecta, con cortes de carne premium cuidadosamente seleccionados y cocinados a la perfección, que invitan a compartir una experiencia gastronómica única en su tipo, donde la buena mesa y el ahumado se reúnen para crear una sinfonía de sabores inigualables.

En el transcurso sus cifras fueron revolucionarias; al segundo año de creación notaron un aumento del 30% y ad portas de celebrar su tercer aniversario, con el fin de potenciar la venta y accesibilidad de productos a través de emprendedores y microempresarios es que amplían sus vías de venta de ecommerce a canales horeca -con este modelo en los últimos 6 meses han logrado duplicar las ventas- Respectivamente su crecimiento se ve reflejado por de un 30% a 70%

Pioneros en el ahumado, entregan productos bajo la técnica “Low&Slow”. Un proceso de cocción y ahumado son a temperatura constante y muy baja 110° durante 12 a 18 horas. En ella los jugos no se pierden y resulta una carne suave y sabrosa, que se puede cortar con el tenedor. Todos los productos son congelados y sellados al vacío, por lo que solo necesitan sumergirse en agua hirviendo por 10 a 15 minutos, lo sacas del agua abres la bolsa y están listos para disfrutarlos.

Una alimentación consciente y saludable no debería ser una tarea tediosa, así como el tiempo tampoco debería ser un obstáculo para disfrutar de la buena mesa. 

Compartir: