La justicia francesa abrió una investigación tras dos falsas alertas de bomba el sábado que obligaron a evacuar en dos ocasiones la Torre Eiffel el sábado 12 de agosto.

Según el ministerio público, es muy “habitual abrir investigaciones tras falsas alertas de bomba, lo cual ocurre desgraciadamente de forma frecuente”, y puede ocurrir con monumentos históricos, centros escolares, aeropuertos, etc.

La comisaría del séptimo distrito de París se encargará de las pesquisas por amenazas de crímenes contra las personas y difusión de información falsa “con el propósito de hacer creer que se va a cometer o se ha cometido una destrucción de riesgo para las personas”, precisó la fiscalía confirmando una información del diario Le Parisien.

Ese tipo de infracciones están penadas hasta con dos años de cárcel y 30.000 euros de multa.

SETE, el organismo que administra el monumento, dijo que expertos en desactivación de bombas y policías registraron el área, incluido un restaurante ubicado en uno de sus tres pisos.

La Dama de Hierro atrajo a en torno a 6 millones de visitantes el año pasado.

Compartir: