La reciente volatilidad del mercado de valores, luego de años de mercados alcistas, es, sin embargo, la reversión financiera más pronosticada en la historia reciente.

Los últimos titulares y el miedo indiscriminado a la subida de tipos de la FED es un claro ejemplo de la reflexión de Warren Buffett. A un mercado volátil, mejor tomarlo con paciencia según Mitch Tuchman en MarketWatch.

La reciente volatilidad del mercado de valores, luego de años de mercados alcistas, es, sin embargo, la reversión financiera más pronosticada en la historia reciente.

Nada de lo que estamos viendo ahora debería ser sorprendente, o particularmente peligroso para los preparados. Pero, ¿qué pasa con los que no están preparados?

Cuando vea una venta masiva en el mercado de valores, recuerde siempre que hay dos participantes en todas y cada una de las transacciones: un vendedor y un comprador.

Sí, las acciones pueden bajar de valor, particularmente cuando algunas han sido objeto de ofertas desproporcionadas con respecto a su rentabilidad final a largo plazo. El precio de una acción es, después de todo, un número de hoy que cuenta una historia sobre el mañana.

Recuerde, sin embargo, que cuando algunos inversores salen del mercado, otros entran. Como dijo Warren Buffett: “El mercado de valores es un dispositivo que transfiere dinero del impaciente al paciente”.

Los no preparados son, por definición, impacientes. Han invertido demasiado en un pequeño número de empresas. Han apostado fuerte por nombres no probados. Han comprado lo que vende Wall Street, que es acción sobre inteligencia, compra sobre propiedad y codicia ciega sobre diligencia.

“Para tener una perspectiva cuando aumenta la volatilidad del mercado de valores, remito a los clientes a lo que llamamos nuestra tabla muro de preocupaciones”, comenta Tuchman.

La tabla enumera los rendimientos del mercado desde 1934 y los eventos en las noticias durante esos años de ganancias y pérdidas.

“Si se toma unos minutos para leerlo, año tras año, es difícil evitar una simple verdad sobre la inversión: guerras, burbujas, incumplimientos crediticios, pandemias, devaluaciones de divisas, inflación: nada de esto detiene el ascenso de las acciones en la mayoría de los años”, destaca Tuchman.

  • Durante más de 100 años las existencias se han duplicado aproximadamente cada ocho años.
  • Un dólar invertido hace 50 años en el S&P 500 vale hoy más de 100 dólares
  • No existe un período de cinco años en el que el S&P no haya registrado una rentabilidad positiva

¿Puede esperar hasta cinco años para que el mercado de valores encuentre su equilibrio y le brinde el rendimiento que busca? Genial, eres un inversor.

¿No? Entonces no deberías estar invirtiendo en absoluto. Para citar a Buffett nuevamente, “Si no está dispuesto a poseer una acción durante 10 años, ni siquiera piense en poseerla durante 10 minutos”.

Compartir: